domingo, 20 de julio de 2008

O Código da Chinche

El primer año de vida de FOOD & DRUGS ha sido acogido de forma muy positiva por sus lectores, y en general, por los fans del dibujo humorístico (tenga gracia o no), por lo que la junta directiva hemos de estar muy satisfechos con nuestra gestión y aumentarnos significativamente el número de palmadas en la espalda a percibir, aparte de adelantar en varios meses la revisión al alza de las remuneraciones en especie*.

*la cuota actual de una tableta de chocolate “trufa fondant” a la semana, se incrementará a una y media, estudiando la posibilidad de efectuar parte del abono de las plusvalías en tarrinas de helado nata-fresa-vainilla, como medio de aprovechamiento de las ventajas fiscales que durante la época estival ello representa en materia cambiaria.

Pero no voy a darle la paliza a nadie con estos asuntos de la vida ordinaria del blog, que naturalmente no tienen el menor interés para el ciudadano de a pie, así como para ninguno de sus usuarios y/o colaboradores esporádicos.
Por otra parte hacer un comunicado oficial para decir lo mucho que nos congratulamos de publicar nuestras retorcidísimas payasadas desde una tribuna libre, y siguiendo nuestra propia línea editorial, tampoco nos parece lo más apropiado. Siempre pensando en nuestros sufridos consumidores, y desde el punto de vista del nulo beneficio holístico que, con total seguridad, ello les iba a reportar.
Aunque sí hemos de admitir que este éxito de media-baja intensidad (por lo pronto el haber evitado una extinción masiva de ideas es un gran logro) es un motivo más que justificado de celebración, y además ha servido para atraer la atención y el cariño de gran cantidad de visitantes y turistas accidentales, cada vez más, de cuyas sinergias es básicamente de lo que nos nutrimos.
La lástima es que ello, esa es la cara amarga del éxito, también provoca el que de la noche a la mañana, se nos hayan comenzado a arrimar los clásicos aprovechados y advenedizos de turno, como es el caso de mi hermano.
La obra “O código da Chinche” (versión original en gallego) es un ejemplo de lo mucho que “chincha” el tener que hacerle un hueco en tu propia página a dibujos más guays que los tuyos, por tratarse de un familiar.
La historia que se describe en estas cuatro páginas a todo color, hará las delicias de los verdaderos amantes del cómic, y nos producirá un verdadero vacío de creatividad a los que lo dimos (al cómic) por muerto y enterrado como género artístico de primer nivel.
Y sin más preámbulos os dejo con “El código del chinche”.

Mato Grosso pictures presents,

Avec la participation de la societé Food and Drugs,

EL CÓDIGO DEL CHINCHE

(Calif. Moral: Todos los públicos)
Parents strongly cautioned.


1 comentario:

belinha dijo...

É da tua autoria, a banda desenhada?Quanto trabalho!Obrigada pela visita!!;-)