lunes, 30 de agosto de 2010

El novio magiar


Hola, amigos.
Tengo una mala noticia que comunicaros: Mis vacaciones han terminado. Buaaaaaa.
Si, han terminado, no como el rosario de la aurora, pero… Pero eso ahora es ya lo de menos.
Vuelvo al curro. Vuelvo a tener sentado enfrente a un señor de bigote que me controla, fiscalizando todos y cada uno de mis movimientos. Si pestañeo fuera de tiempo, me saca una tarjeta amarilla, si voy dos veces seguidas a hacer pis, la roja.
Volveré a estar preocupado todo el día de lo que le pueda chivar a los jefes supremos del PCUS, a los ayatolás, a los ulemas, a la curia cardenalicia, a los imanes, a los lomos plateados de la empresa.
Un marrón, ¿Verdad?
Se acabaron las cuchipandas, el pescado frito (las xoubas), los crustáceos y moluscos recién pescados, los helados del chiringuito, los paseos por la orilla del mar avizorando hembras salvajes de la especie Homo sapiens (para mi tesina en la universidad de la vida), los atardeceres con puesta de sol y de luna simultáneas (poesía que no falte), las travesías en piragua a islotes deshabitados (sin famosos)… Se acabó dormir a pierna suelta sin rendir pleitesías al neurasténico del despertador (¡Genocida! ¡Así acabes en la Corte Penal Internacional!)
En fin, que estaba más contento que una Naomi Campbell, a la que le hubieran llevado a casa un puñado de diamantes de regalo, cual promoción de supermercado por una compra superior a 5000 fiambres en la sección de carnicería, pero que nada… Que a todo cerdo le llega su San Martín.
Y en mi caso más, ya que es el patrón de mi ciudad.

Me sentaré de nuevo ante un tribunal que me juzgará culpable de todos mis actos, de palabra, obra y omisión, cual Yor-El en Superman, con la salvedad de que yo me parezco a Marlon Brando casi tanto como a Rin-tin-tin.
Y es que este verano se irá, otro más de tantos, al baúl de los recuerdos directo. (¿No era Julio Iglesias el que cantaba algo parecido, o Dyango?)
Estallará como Krypton, en multitud de pequeños pedacitos que se irán esparciendo de manera aleatoria por el cosmos, y así hasta desaparecer sin dejar rastro en su oscura inmensidad.

Se me acabó el pasimisí, pasimisá, por la puerta de Alcalá.
Y todo porque uno, en realidad, no es más que un gris oficinista, un burócrata de la peor especie, que se le hacen los ojos de gelatina ante un simple anuncio del Aquapark. Ojalá se pudiera, como la abuela del dibujo, tan siquiera aspirar a algo nutritivo de verdad, como controlador aéreo, o protésico dental, o fisioterapeuta (masajista) de la selección española de natación sincronizada.
16.700 euros que cobran al mes los primeros… ¿Qué hacen con tanto dinero?
¿Qué hacen en su curro que los untan de esa manera?
Si aplicamos una simple regla de proporcionalidad, su estrés debería ser entonces equivalente al de 16.7 mileuristas (mileurista arriba, mileurista abajo…)
Como para no santiguarse.
O será que se requieren unas capacidades psico-intelectivas de las que el resto de los mortales adolecemos. La realidad es que, lo que más cerca está mi curro de eso de ser controlador aéreo, es cuando el plato de fabada que me he comido en el almuerzo me sienta mal, y me tengo que pasar toda la tarde controlando - aguantando a pie firme - para que mis tripas no salten por los aires, inmolándose dentro del superpoblado recinto oficinil.

Es la eterna y recurrente tragedia de Sísifo y su condenado pedrusco.
Mis horas, minutos y segundos dejan pues de nuevo de ser suspiros, para transmutarse en eternidades.
Y sin embargo tú seguirás ahí, querido lector de Food & Drugs, metiéndote entre pecho y espalda mis chorradas, por más que luego te tengas que tomar el bicarbonato con cucharadas soperas.
Es gracias a ese apoyo, que me atrevo a recomendaros la lectura de otra de mis creaciones artísticas (¡¿otra?!): El novio magiar, disponible en Status: Playing, al módico precio de un click (o de una clack).
No dejes que una final de la Champions Madrid-Barça, una cita con Mark van der Loo, o un crucero por las Seychelles, te aparten del placer salvaje que sólo proporciona la trepidante literatura blogosférica.
Haz un paréntesis en tu diario discurrir (muchos paréntesis van ya, creo…)
Eso sí, no lo hagas en horas de curro, que el señor de bigote está obsesionado contigo, y podría echar mano de las tarjetas… O del pito (del silbato).

PD: El relato está escrito en castellano en un 90%, otro 5% en gallego (razonablemente inteligible, espero), otro 5% en inglés (pseudosubtitulado), y pequeñas trazas de italiano, húngaro y hasta catalán.
Algún día probaré con el esperanto.
Ánimo valientes. ¡Que lo disfrutéis!

El novio magiar

15 comentarios:

Genín dijo...

No, el valiente tienes que ser tu para reintegrarte de nuevo a la puta vida del currante!
Pero los que no curran protestan una jartá, por tanto el currar debe de ser bueno y la gente se queja de vicio.
Bueno, a mi me obligan a no currar, no es mi culpa, solo acato la ley...
Salud

ave de estinfalo dijo...

Las vacaciones se terminan ultimamente muy seguido, mis vacaciones tambien ya quedaron en el olvido jejeje ok no, apenas hoy fui a la escuela

hasta ahorita no tengo sueño, habra que verme con el pasar de los meses


¬¬

byE

strongboli dijo...

NO era Dyango, era la pesada de la Karina, la de la canción del baúl de los recuerdos. La que se volvió majara después de separarse de su marido peluquero, uno que se parecía al aún más pesado Luis Cobos.
Ánimos, y dale al del bigote chivato.
Voy pa Hungría, a ver qué tal...
Salut.

Alís dijo...

Lo bueno de que se terminen las vacaciones es que ya están más cerca las próximas.
Ánimo

Un abrazo

Merce dijo...

Ánimo querido que alguien tiene que currar en este país!!!

Besos.

Desiree Cassidy dijo...

Bahaha, those characters are great :)

Basurero Usurero dijo...

DRUGS AND THEN FOOD

Juanjo dijo...

Lástima lo de las vacaciones, oiga. Me paso a leer su novio magiar.

Arancha C. dijo...

Siento ser tan infiel a tus relatos, pero me voy al cine en un click, así que te cambio por Lope, que seguro que es un petardo comparado con El Novio Magiar.

Besos...(por cierto, ¡cómo me guata tu tierra!)

H. Chinaski dijo...

Estimado Foods, ya sabes que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista. Por suerte las vacaciones tienen fin. Por que si no fuese así dejarian de serlo, y lo estresante seria tenerlas por castigo.
Solo tienes que fijarte en la cara de estreñidos que tienen casi tod@s los que viven sin currar (parados y jubilados aparte)
Te puedes consolar pensando en que si estuvieses en los EEUU tendrias menos que aquí, o que si tuvieses la mitad las saborearías el doble ¡quien sabe!

Para terminar de adornar este gilicomentario te dejo la máxima que me intentaron inculcar hace ya un huevo de años en el colegio refiriendose a la religión. Decían:
"No es larga la misa (el trabajo) sino corta la devoción (las ganas de trabajar)"

El novio magiar me lo guardo para luego

Saludos

Miguel Baquero dijo...

De oficinista a oficinista, menos mal que, dentro de lo malo, tenemos estos cuentos de los blogs para distraernos un rato. Voy a leer lo del novio magiar...

Tomás Serrano dijo...

Pues aunque mis vacaciones terminaron hace una semana, el jet lag que tengo desde entonces me las está prolongando...

Fiebre dijo...

Te voy a dejar escapar vivo porque me caes bien.

Yo sin vacaciones, con okupas en casa, y cocinando para tres...
¿Sabes las veces que he tenido que pinchar en status playing para acabar de leerme todo el relato?

Además de ir mi efervescencia "in crescendo", a cada párrafo leído, porque la ´magiara´ que he tenido en casa ni siquiera tenía la excusa de ser sonámbula.

¡Ay señor! Hoy por fin he podido traerte un beso...
¡Y ciscarme en tus muelas!

Eva Vázquez dijo...

:::::))))))))))))))))

Eric Barclay dijo...

Welcome back from vacation! Wonderful post and a great comic.