jueves, 13 de septiembre de 2007

El descanso del guerrillero


Quien se suscribe a internet se enfrenta pronto a dos problemas:

Tarde o temprano la tentación de navegar en la pornografía será demasiado fuerte y en la red esta abunda. No, no están ni la vecinita del 5º, ni esa camarera del pub que tanto presume de sus "ejem", pero casi... Y además uno se libra de la engorrosa tarea de ir al quiosco y tener que comprar el "as" o el "marca" para ocultar entre sus páginas el "playboy" o la "interviú". El google ya lo sirve todo a pedir de boca y sin moverse del asiento.

Las páginas potables son escasas y cuando no son de pago es como buscar una aguja en un pajar. Se imponen pues las tres o cuatro que todo el mundo conoce: You Tube, Wikipedia, la que da los partidos del digital plus de guagua, y la que cuenta las mil enfermedades de las que aún te puedes hacer merecedor de no llevar una vida espartana.

Seguro que hay quien sabe sacarle un mejor provecho al asunto, pero este servidor, enfangado además con este blog, no sale de su ignorancia.

Se aceptan pues sugerencias.

Y sin más os dejo con un dibujo de otros dos amigos adictos a los efectos analgésicos de la "buena mierda" sedentaria.